Las autoridades de competencia han impuesto una multa de 880 millones de euros a Scania, la única firma que rehusó cooperar con la Comisión Europea a cambio de reducir las sanciones (...)

Lee la noticia completa de El País en este enlace